Giselle de Akram Khan

English National Ballet - Isaac Hernandez como Albrecht en Giselle de Akram Khan. Foto: Emma Kauldhar.
Giselle de Akram Khan
English National Ballet, Manchester

VIKI WESTALL asiste a la nueva producción que el English National Ballet ha hecho del clásico del S.XIX

Según cuenta el propio Akram Khan, Giselle le ha hecho viajar al centro del clasicismo más que nunca. Su característico estilo terrenal, que bebe de su formación en Kathak y danza contemporánea, se funde aquí con una nueva adquisición: el trabajo con zapatillas de punta. Khan ha tomado esta historia de amor, traición, venganza y redención y la ha hecho suya para hablarnos de desigualdad social.

 

English National Ballet en  Giselle de Akram Khan.

La producción resultante es toda una experiencia artística, en todos los sentidos de la palabra, visual, aurea y física, una mezcla de muchos talentos: el del coreógrafo, el de los bailarines y, por supuesto, el del compositor musical. Vincenzo Lamagna ha juntado fragmentos de la partitura original de Adam con paisajes sonoros de sabor industrial, algunos toques orientales y algo de metal. Tim Yip firma los figurines y el espacio escénico.

Los devotos del ballet original encontrarán raro al principio ver a una Giselle tan saludable y robusta, una empleada de fábrica que, como sus compañeros, está casi encerrada en su lugar trabajo al que a veces llegan los ricos propietarios. Albrecht es uno de estos y ambos se aman. También enamorado de Giselle, Hilarión está entre ambas clases, es el obrero de confianza de los ricos, y está interpretado de forma asombrosa por César Corrales que explota a cada momento, lleno de poder: cada uno de sus movimientos está ejecutado con máxima energía. Nunca olvidaré la rapidez con la que cruzó el escenario, a cuatro patas, como si fuera una bestia primitiva. Absolutamente dominante, este Hilarión es un peligroso competidor para quedarse con nuestra heroína. 

 

 

English National Ballet - Cesar Corrales in Akram Khan's Giselle.

El primer acto se abre en la penumbra, la luz va haciéndose poco a poco para revelar cuerpos aparentemente decapitados que empujan una inmensa pared de piedra que domina el proscenio. Luego nos damos cuenta de que lo que está ocurriendo es que el muro se está moviendo con lentitud hacia detrás para crear el espacio de los trabajadores de la fábrica. Khan y Little han sabido establecer una conexión entre el declive de la industria textil de Manchester en el S.XIX y el de la de Bangladesh en el S.XX. En ambos lugares las fábricas que habían sido centros para el trabajo acabaron siendo espacios industriales devastados. El vocabulario de Khan es perfecto para esta historia de humanidad relegada.

A pesar de su ligereza, Alina Cojocaru es una Giselle llena de determinación e Isaac Hernández, en el papel de Albrecht, está caracterizado como un chico simpático. Ambos habitan la coreografía con tal naturalidad que parece que los movimientos extremos de Khan fueran su medio de expresión natural. Los giros en el aire son brillantes y hubo guiños al ballet original que resultaron muy reconfortantes como la pantomima entre Giselle y Albrecht.

English National Ballet - Fabian Reimair, Alina Cojocaru, Isaac Hernández and Begoña Cao in Giselle.

A medida que la pared comienza a elevarse desde su eje central (algo que resulta increíble porque parece pesadísima), un brillo cegador se abre paso para revelar el mundo de los propietarios que parecen extraterrestres descendiendo de una nave espacial. Son enormes y sus sorprendentes atuendos les caracterizan muy bien tanto físicamente como a nivel psicológico. Hilarión lidera la danza para los aristócratas y la historia se desarrolla como en el original con Albercht forzado a elegir a la deslumbrante Begoña Cao (Bathilde) en vez de a su pobre amante. Giselle, enloquecida, queda atrapada en medio de una multitud, una especie de tela de araña hecha de cuerpos que la engulle hasta hacerla desaparecer. Finalmente la muchedumbre se disipa y en el centro queda el cadáver de la protagonista sobre el regazo de Hilarión. Ya con ella muerta, el muro, esa estructura impenetrable, comienza a girar cada vez más rápido.

La tensión sigue creciendo en el segundo acto hasta alcanzar niveles de película de terror. Stina Quagebeur, en el papel de la Reina de las Wilis, es una auténtica dictadora, alta y cruel. La forma en la que despierta a Giselle, arrastrando su cadáver por la escena y ejecutando bourrés es muy convincente y Cojocaru estuvo muy justa: brilla especialmente en este acto y entendemos a la perfección todos los matices del conflicto entre sus dos mundos, algo que nos permite identificarnos con ella. Las Wilis son salvajes y en cuanto las vemos comenzar a retorcer sus dedos (el uso que Khan hace de las manos, tan presentes en su formación en danzas clásicas de la India, es exquisito) ya sabemos que Hilarión está condenado a una muerte violenta. Sus largos palos de bambú les permiten crear elegantes formas que acentúan su sofisticación. Me hubiera gustado que las Wilis se encargaran también de Albrecht pero el ballet acaba con la afirmación del amor de éste por Giselle y el desafío de ella a la Reina. Mientras se va con Myrtha, Cojocaru mira a Albrecht con sus ojos negros como si quisiera penetrar en su alma para el resto de la eternidad. Tan profunda fue aquella mirada que cuando Hernández salió a saludar parecía estar todavía tan traumatizado como todos nosotros.

  

Estreno Mundial
27 de septiembre de 2016 Palace Theatre, Manchester
 
English National Ballet 
Coreografía Akram Khan
Música Vincenzo Lamagna después de la original partitura de Adolphe Adam
Orquestación Gavin Sutherland
Diseño visual y el vestuario Tim Yip
Diseño de iluminación Mark Henderson
Dramaturgia Ruth Little
Asistente de coreógrafo Andrej Petrovic
Director de ensayo Mavin Khoo
Ingeniero de sonido Marcus Hyde
 
Giselle 
Alina Cojocaru
 
Albrecht
Isaac Hernández
 
Hilarion 
César Corrales
 
Bathilde 
Begoña Cao
 
Propietario 
Fabian Reimair
 
Amigos de Giselle 
Jung Ah Choi, María José Sales, 
Costa de cristal, Madison Keesler
 
Myrtha 
Stina Quagebeur
 
Artistas de la compañía